Carrito

Evitar la evaporación del agua en piscinas es una labor importante para la preservación de recursos hídricos. El nivel del agua de tu piscina baja durante del año debido al proceso de evaporación que afecta a las piscinas exteriores. El volumen de agua que pierde una piscina varía en función de factores geográficos, climatológicos y estacionales. Basándonos en datos meteorológicos de la AEMET, en una piscina de 10×5 sin cubrir durante el mes de julio en la Costa del Sol, se pierden 428 litros de agua al día.

Cómo ahorrar en el mantenimiento evitando la evaporación del agua en piscinas

En España una piscina estándar de 8×4 pierde de media unos 60.000 litros de agua al año. Cubriéndola con un cobertor de invierno se evita la evaporación en un 98%. La evaporación del agua en piscinas puede suponer un importante ahorro económico en piscinas municipales y domésticas. Con su uso, se ahorra en un 70% el uso de químicos para su mantenimiento, y lo que es más importante, la preservación de los recursos hídricos.

Seguridad en la piscina

Además de para evitar la evaporación del agua en piscinas, los cobertores de invierno son un elemento de seguridad para prevenir caídas accidentales en el agua. Estas cubiertas quedan ancladas y tensas, soportando el peso de una persona. En otros países europeos, existen normativas de seguridad en piscinas que obligan a cubrirlas. Por ejemplo, en Francia, la normativa NF P90-308 obliga a usar cobertores que impidan la caída de niños en piscinas.

Cubiertas de invierno para piscinas

Los cobertores de invierno para piscina son lonas de PVC con un tratamiento para su resistencia a los rayos UV. Están diseñados para evitar su deterioro ante la continua exposición al sol. Estos cobertores son diseñados y confeccionados exclusivamente para su uso en piscinas. Se fabrican con ojales de acero inoxidable para su anclaje así como con desagües para la filtración de las agua pluviales. La piscina queda totalmente hermética y la lona impide la penetración de los rayos del sol en el agua, inhibiendo así la proliferación de algas y microorganismos. De esta forma, no solo se evita la evaporación del agua en piscinas, sino que también ahorrarás en químicos y reducirás el tiempo de filtrado en un 50%, con el consecuente ahorro energético.