Carrito

Las mantas térmicas o cubre piscinas son artículos que cobran importancia para quienes tienen una piscina una vez llegado el buen tiempo. Este producto ha evolucionado en los últimos años hasta el punto de que actualmente se ofrecen decenas de modelos, provocando dudas en los usuarios que desean adquirir un cobertor.

Los primeros modelos de manta térmica para piscina tenían un gran parecido con el material para embalaje de burbujas que se usa habitualmente para el transporte de mercancías. El uso y demanda de este producto hizo que fuera evolucionando a cobertores de burbuja de mayor grosor, que aumentaban más la temperatura y tenían mayor durabilidad.

Actualmente, se ofrecen materiales de mayor calidad que la burbuja simple con la que comenzaron a cubrirse las piscinas durante la temporada de baño, como la doble burbuja de Geobubble, un producto tecnológicamente desarrollado para ofrecer mayor durabilidad y rendimiento.

Cubre piscinas de burbuja simple (redonda)

Las mantas térmicas para piscina de burbuja redonda, en la actualidad, poco tienen que ver con las que comenzaron a comercializarse hace alguna década. Ahora, tienen mayor espesor y resistencia, como la manta térmica de 600 micras ECO, con una gran relación calidad precio. Estos cobertores para piscina, compuestos por burbujas simples (redondas), tienen menor durabilidad que los de doble burbuja Geobubble. Su vida útil al máximo rendimiento oscila entre los 2-3 años.

Cobertores de burbuja doble (Geobubble)

Geobubble es una tecnología de burbuja que fue desarrollada específicamente para el entorno de las piscinas. El diseño de la burbuja es más resistente a las tensiones típicas del material de la cubierta, con un arco estructural que evita el colapso de la burbuja y resiste la expansión del aire. La forma redondeada evita la tensión residual, lo que hace que el material sea un 50% más espeso en su punto más delgado, en comparación con una burbuja simple.